Cinco claves para que la tecnología sea una aliada en la nueva normalidad escolar

  • Por Matías Scovotti
  • 20 octubre, 2020

Cinco claves para que la tecnología sea una aliada en la nueva normalidad escolar

Cinco claves para que la tecnología sea una aliada en la nueva normalidad escolar 1024 717 Educabot

Tras siete meses de espera, las escuelas de todo el país se preparan para recibir nuevamente a sus alumnos. El proceso será gradual y tendrá como prioridad a los estudiantes de los últimos años de nivel primario y secundario. Además, cada jurisdicción está evaluando propuestas para aquellos que por diferentes razones no han podido sostener el vínculo con la escuela durante el período de aislamiento social, preventivo y obligatorio. 

La pandemia obligó a tomar medidas drásticas para mitigar el impacto de la emergencia sanitaria. Más de 190 países suspendieron las clases presenciales con el fin de evitar la propagación del virus y disminuir sus consecuencias. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), a mediados de mayo de 2020 más de 1.200 millones de estudiantes de todos los niveles de enseñanza, en todo el mundo, habían dejado de tener clases presenciales en la escuela; más de 160 millones eran estudiantes de América Latina y el Caribe.

Estas medidas aceleraron los procesos de transformación digital en las escuelas, que se vieron en la necesidad de encontrar los modos de utilizar entornos digitales para mantener el contacto con sus alumnos y seguir enseñando y aprendiendo en este contexto. Los esfuerzos estatales por acompañar este proceso fueron muy dispares en la región, por lo que una gran parte de las escuelas optó por avanzar por sus propios medios. El desafío fue encontrar esquemas de trabajo que permitieran equilibrar las herramientas digitales con las características de su población, contexto e infraestructura disponible.

Según la Encuesta de “Evaluación Nacional del proceso de continuidad pedagógica”, el medio de comunicación más utilizado en nivel inicial y primario fue el teléfono celular, ya sea para enviar mensajes de texto vía SMS o WhatsApp (81% y 89%) como para realizar llamadas (50% y 65%). En el nivel secundario el celular también fue el medio más usado, pero solo para mensajes de texto o WhatsApp (75%), mientras que el segundo medio más usado fue el correo electrónico. En el mismo nivel, se destaca el uso de plataformas educativas, señalado por el 59% de los y las docentes. Los datos permiten inferir que el uso de plataformas de interacción sincrónica fue más utilizado para replicar el formato del aula que para el trabajo colectivo.

Desde el sector privado también surgieron propuestas diversas para acompañar a las escuelas en este contexto tan difícil. Cuando creamos Aula en Casa, en Educabot sabíamos que debíamos pensar en una solución que no sólo diera respuestas al contexto de escuelas cerradas por el aislamiento, sino que se convirtiera a la tecnología en un aliado ante los desafíos que traería la nueva normalidad que inició en los últimos días. 

¿Qué podemos hacer para potenciar los aprendizajes sin descuidar la seguridad en nuestras escuelas?

– Mochilas virtuales: este tipo de funcionalidades, creadas para almacenar archivos dentro de la plataforma, permitirán reducir la cantidad de objetos que trasladamos entre nuestras casas y la escuela, minimizando los riesgos de transmisión del virus.

– Corrección digital: aprovechemos los entornos disponibles para que la entrega de tareas y correcciones no demanden el uso y traslado de papeles. El formato digital permite guardar un historial de todo lo que hacemos y de ese modo realizar un seguimiento de los aprendizajes de nuestros alumnos.

– Videollamadas para quienes no pueden asistir presencialmente a la escuela. No todos los grupos volverán juntos, por lo que podemos utilizar videollamadas para que todos puedan participar de instancias de presentación de temas o actividades grupales que luego se resolverán en entornos digitales.

– Entornos digitales seguros: sigamos apostando a utilizar herramientas que permitan resguardar la información de nuestros alumnos. Es importante que sean las herramientas las que se adecuen a nuestras propuestas pedagógicas y no al revés. 

– Planificación conjunta: dialoguemos con nuestros colegas docentes para desarrollar proyectos interdisciplinares que nos permitan trabajar de manera integral con nuestros alumnos y determinar los contenidos relevantes a abordar en cada módulo o momento de la semana.

Hoy sabemos que la decisión de regresar a las aulas implicará nuevos desafíos para las escuelas, las familias y los niños, adolescentes y jóvenes. No sólo habrá que garantizar que los espacios educativos sean entornos seguros, sino que iniciará un proceso de cursada semipresencial, combinada o híbrida. Tendremos que buscar las mejores alternativas para que lo que suceda en la presencialidad tenga una contraparte digital, y que siga convocando a docentes y alumnos a trabajar juntos con propuestas innovadoras y significativas, en un entorno seguro tanto en la escuela como en casa. 

Abrir chat
1
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?